Mío Cid


Delos sos oios tan fuerte mientre lorando
Tornaua la cabeça e estaua los catando
Vio puertas abiertas e vços sin cañados
Alcandaras uazias sin pielles e sin mantos
E sin falcones e sin adtores mudados
Sospiro myo çid ca mucho auie grandes cuydados
Ffablo myo çid bien e tan mesurado
Grado ati señor padre que estas en alto
Esto me an buelto myos enemigos malos
Alli pienssan de aguiiar alli sueltan las Riendas
Ala Exida de biuar ouieron la corneja diestra
E entrando a burgos ouieron la siniestra
Meçio myo çid los ombros e en grameo la tiesta
Albricia albarffanez ca echados somos de tierra
Myo çid Ruy diaz por burgos en traua
En su conpaña .Lx. pendones exien lo uer mugieres e uarones
Burgeses e burgesas por las finiestras son
Plorando delos oios tanto auyen el dolor
Delas sus bocas todos dizian una Razon
Dios que buen vassalo si ouiesse buen Señor
Conbidar le yen de grado mas ninguno non osaua
El Rey don alfonsso tanto auie la grand saña
Antes dela noche en burgos del entro su carta
Con grand Recabdo e fuerte mientre sellada
Que a myo çid Ruy diaz que nadi nol diessen posada
E a quel que gela diesse sopiesse uera palabra
Que perderie los aueres e mas los oios dela cara
E aun demas los cuerpos e las almas
Grande duelo auien las yentes xpistianas
Asconden se de myo çid ca nol osan dezir nada
El campeador adelino asu posada
Asi commo lego ala puerta falola bien çerrada
Por miedo del Rey alfonsso que assi lo auien parado
Que si non la quebrantas por fuerca que non gela abriese nadi
Los de myo çid a altas uozes laman
Los de dentro non les querien tornar palabra
Aguiio myo çid a la puerta se legaua
Saco el pie del estribera una feridal daua
Non se abre la puerta ca bien era çerrada
Vna niña de nuef años a oio se paraua
Ya campeador en buen ora çinxiestes espada
El Rey lo ha uedado anoch del entro su carta
Con grant recabdo e fuerte mientre sellada
Non uos osariemos abrir nin coger por nada
Si non perderiemos los aueres e las casas
E demas los oios delas caras
Çid enel nuestro mal uos non ganades nada
Mas el criador uos uala con todas sus uertudes santas
Esto la niña dixo e tornos pora su casa
Ya lo vee el çid que del Rey non auie graçia
Partios dela puerta por burgos aguijaua
Lego a santa Maria luego descaualga
Finco los yñoios de coraçon rogaua
La oraçion fecha luego caualgaua
Salio por la puerta e en arlançon posaua
Cabo essa villa en la glera posaua
Fincaua la tienda e luego descaualgaua
Myo çid Ruy diaz el que en buen ora çinxo espada
Poso en la glera quando nol coge nadi en casa
Derredor del vna bueña conpaña
Assi poso myo çid commo si fuesse en montaña
Vedada lan conpra dentro en burgos la casa
Detodas cosas quantas son de uianda
Non le osarien uender almenos dinarada



De los sos ojos tan fuertemientre llorando
tornava la cabeça e estávalos catando,
vio puertas abiertas e uços sin cañados,
alcándaras vazías, sin pielles e sin mantos
e sin falcones e sin adtores mudados.
Sospiró mio Çid, ca mucho avié grandes cuidados,
fabló mio Çid bien e tan mesurado,
-Grado a ti, Señor, Padre que estás en alto,
esto me an buelto mios enemigos malos .-
Allí piensan de aguijar, allí sueltan las riendas,
a la exida de Bivar ovieron la corneja diestra
e entrando a Burgos oviéronla siniestra.
Meçió mio Çid los ombros e engrameó la tiesta,
-¡Albriçia, Álbar Fáñez, ca echados somos de tierra! -
Mio Çid Ruy Díaz por Burgos entrava,
en su conpaña sessaenta pendones, exiénlo ver mugieres e varones,
burgeses e burgesas por las finiestras son,
plorando de los ojos, tanto avién el dolor,
de las sus bocas todos dizían una razón,
-¡Dios, qué buen vassallo, si oviesse buen señor!-
Conbidarle ien de grado, mas ninguno non osava,
el rey don Alfonso tanto avié la grand saña,
antes de la noche, en Burgos d'él entró su carta
con grand recabdo e fuertemientre sellada,
que a mio Çid Ruy Díaz que nadi nol' diessen posada,
e aquel que ge la diesse sopiesse vera palabra,
que perderié los averes e más los ojos de la cara,
e aun demás los cuerpos e las almas.
Grande duelo avién las yentes cristianas,
ascóndense de mio Çid, ca no l'osan dezir nada.
El Campeador adeliñó a su posada,
assí commo llegó a la puerta, fallóla bien çerrada,
por miedo del rey Alfonso, que assí lo avién parado,
que si non la quebrantás por fuerça, que non ge la abriesse nadi.
Los de mio Çid a altas vozes llaman,
los de dentro non les querién tornar palabra.
Aguijó mio Çid, a la puerta se llegava,
sacó el pie del estribera, una ferídal' dava,
non se abre la puerta, ca bien era çerrada.
Una niña de nuef años a ojo se parava,
-Ya Campeador, en buen ora çinxiestes espada,
el rey lo ha vedado, anoch d'él entró su carta
con grant recabdo e fuertemientre sellada.
Non vos osariemos abrir nin coger por nada,
si non, perderiemos los averes e las casas
e demás los ojos de las caras.
Çid, en el nuestro mal vós non ganades nada,
mas el Criador vos vala con todas sus vertudes santas.-
Esto la niña dixo e tornós' pora su casa.
Ya lo vee el Çid, que del rey non avié graçia,
partiós' de la puerta, por Burgos aguijava,
llegó a Santa María, luego descavalga,
fincó los inojos, de coraçón rogava.
La oraçión fecha, luego cavalgava,
salió por la puerta e en Arlançón posava,
cabo essa villa en la glera posava,
fincava la tienda e luego descavalgava.
Mio Çid Ruy Díaz, el que en buen ora çinxo espada,
posó en la glera quando nol' coge nadi en casa,
derredor d'él una bueña conpaña,
assí posó mio Çid commo si fuesse en montaña.
Vedada l'an conpra dentro en Burgos la casa
de todas cosas quantas son de vianda,
non le osarién vender al menos dinarada.

Cantar de Mío Cid. Texas University



  burgos.cc     página anterior   principio de página   página siguiente   cerrar página